lunes, mayo 13, 2013

Escenario del arándano en Argentina y Uruguay para la próxima campaña


Argentina y Uruguay se encuentran entre los principales productores de arándano en Sudamérica, países que han debido enfrentar durante los últimos años aumentos en los costos de producción y mano de obra, la relación peso/dólar/euro y una reducción de las hectáreas destinadas al cultivo de esta berry.  
arandanos PF
Durante su participación en el seminario internacional organizado por la International Blueberry Organization (IBO) que se llevó a cabo en Santiago (Chile), representantes de ambas industrias dieron a conocer el actual estado de sus respectivos sectores, similares en varios aspectos, así como sus desafíos y perspectivas a futuro.
Marta Bentancur, de la Unión de Productores y Exportadores Frutihortícolas del Uruguay (UPEFRUY) detalló que el sector se enfrenta a una serie de problemas globales, como son el costo de la mano de obra y su disponibilidad en las zonas productivas, así como a problemas más particulares, los cuales también enfrenta su vecino Argentina, en cuanto a costos de transporte aéreo y marítimo, y la relación del peso local con las monedas internacionales.
Actualmente Salto y Paysandú concentran la producción de arándano en Uruguay, con más del 80% del total. También es posible encontrar plantaciones de menor tamaño en el sur del país en distintos departamentos, pero de las 850 hectáreas (has) existentes en 2009, hoy hay un estimado de 430ha en las mismas zonas de producción.
Con el paso de los años Uruguay inició una reconversión varietal. Bentancur señaló que de un 70% de variedad O´Neal se pasó un 60% de variedades como Emeral, Star, Misty y Jewel, entre otras.
Misma situación se ha podido observar en Argentina. Jorge Pazos, del Argentinean Blueberry Commitee señaló que los productores que siguen tenazmente en sus huertos han hecho un recambio varietal para agrandar la curva de producción y ofrecer fruta a tiempo para el mercado.
Pazos explicó que, si bien desde la mitad de la década de los ´90 el número de hectáreas con la fruta aumentó (300ha en 1999; 2.700ha en 2005; y 4.200ha en 2007) en 2010 hubo una pérdida de hectáreas, alcanzando aproximadamente las 3.200ha, cifra que disminuyó a 2.600ha en 2012.
“En el año 2010 veníamos creciendo y después se comienza a estancar. Durante los últimos tres años (2010, 2011 y 2012) prácticamente la cantidad de fruta exportada en toneladas es igual o similar y la superficie de plantación disminuyó un 40%”, dijo Pazos.
Así como se han observado cambios en las variedades también se han visto variaciones en los mercados de destino para la fruta.  Durante los últimos años Uruguay ha trasladado un mayor volumen de exportación a la Unión Europea por sobre EE.UU, sin embargo Asia se ha desarrollado muy poco. “Europa se está incrementado y se percibe que lo va a seguir haciendo”, dijo Bentancur a los presentes.
Desafíos y mirada al futuro
El costo de la mano de obra, volúmenes estancados y una situación macroeconómica no favorable ha marcado a la industria del arándano en el último tiempo en Argentina.
“Visto así puede no ser alentador, pero sin embargo estamos convencidos de que siempre se puede y que algo más se puede hacer,  que es seguir trabajando para sostener esta industria que se ha iniciado hace unos cuantos años”, dijo Pazos.
Pazos añadió que resulta  interesante ver que Argentina es un país que sigue ofreciendo en una ventana de negocio que resulta interesante. “Eficiencia es lo que se ha hecho en estos últimos años, porque para sobrevivir a esta situación adversa a la macroeconomía que nos ofrece nuestro país indudablemente el productor ha logrado ser más eficiente”.
“Por supuesto que esto a través de la reconversión, tratar de buscar y agrandar su temporada para obtener mejores precios”.
“Creemos que Argentina sigue siendo una alternativa viable dentro de este negocio”, indicó el representante del Argentinean Blueberry Committee.
En el caso de Uruguay, Bentancur destacó que el país produce en contra estación y, que a pesar de ser un proveedor pequeño, cuenta con tecnología de producción, posee el know how en poscosecha, tiene infraestructura de packing de alta tecnología, entrega un buen servicio en el cumplimiento de los programas y nunca ha experimentado problemas respecto a aspectos fitosanitarios, entre otras características.
Bentancur dijo que no se percibe que vaya a haber un aumento en la producción en el corto plazo, excepto en aquellos cambios de variedades que se están haciendo dentro de las empresas.
“Creemos que el recambio de variedades mejorará la calidad y la distribución a lo largo de la zafra de exportación. Se visualiza que Europa va a ser el principal mercado en los próximos años”, sostuvo.
Por ahora  entre los desafíos del sector uruguayo está el contar con mejores variedades adaptadas a la poscosecha, una mejor firmeza y apariencia de la fruta, así como incrementar la eficiencia en el campo y packing en la productividad de la mano de obra, mejorar los flujos del producto y migrar hacia el transporte marítimo.
“Una de las características que tenemos en Uruguay y que quizás sea una de las diferencias con Argentina es el modelo de alta integración vertical”, dijo Bentacur. “Eso nos da algunas ventajas desde el punto de vista del manejo de la fruta y de la buena llegada de la fruta, porque la manipulación se hace de forma más eficiente”.

10 comentarios:

  1. Anónimo2:13 p.m.

    No hay duda... La ventana de Argentina y Uruguay es interesante en un negocio donde la demanda viene creciendo muy fuerte... La pregunta del millon es quien se ha quedado y sigue quedando con el queso?? Porque en lo que a produccion se refiere, los que producen la fruta, hace años que vienen en franco retroceso, donde todo queda en manos del comercializador que es en definitiva el que le esta sacando el jugo al negocio. El problema no esta en el negocio, el problema esta en quienes y la forma en que manejan el negocio!! Como bien dijo la colega Bentancur... Uruguay tiene la ventaja de la integracion vertical. Entiendase, los productores que quedaron en pie exportan y comercializan ellos mismos su propia fruta... O sea, defienden el precio y las condiciones de su fruta ellos mismos!! Y quien mejor que ellos, los productores, que son los que producen, invierten, arriesgan y trabajan todo el ano, para defender el precio y las condiciones de su fruta!! Por eso el modelo es diferente y seguramente los resultados son diferentes... El negocio del comercializador pasa por vender fruta... Cuanto mas vende mas gana, sin importar el resultado del productor que le entrego su fruta... Ademas, no asumen riesgo ni compromiso alguno, invierten poco y nada con el seguro colateral de la fruta, y poco les interesa el trabajo y esfuerzo que implica producir cada kilo de esta complicada y delicada fruta... Aca esta la pequena gran diferencia de modelo y en buena parte del porque se vienen fundiendo los productores como se vienen fundiendo los ultimos anos en el pais... No es solo una cuestion de tipo de cambio y costos que sin lugar a dudas hoy son 2 variables muy desfavorables para el negcoio!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:29 p.m.

    Sería bueno saber como se conforma la integración vertical uruguaya que menciona Bentacur.

    Acá, en Argentina, los productores no hacen más que entregar, literalmente, la fruta a "exportadoras" que mayormente son títeres de empresas chilenas o de algún otro origen.

    Muchachos, Argentina es, vista desde afuera, como un oferente ocasional de esta fruta para los mercados internacionales casi desde el vamos.

    Y la ocasión no es eterna. Menos que menos con la pasividad del cobarde sector productivo que no hace nada para su permanencia. Todo lo contrario, la posibilidad de esa permanencia la deja en manos de terceros que ni siquiera son argentinos.

    Y encima se quejan de su propia pasividad sin hacer nada, solo se trata de quejarse aunque es por demás claro que sobre lo que se quejan... lo permiten.

    Así será círculo vicioso... siempre!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:33 p.m.

    Totalmente!! La mayor parte de la culpa en todo esto que pasó y sigue pasando, y la falta de defensa y aceptación incondicional del modelo comercial argentino que es en definitiva lo que los llevo a la ruina, es de los productores, que se la pasan quejándose y diciendo un montón de cosas, que no hay ninguna duda que son todas ciertas, pero no hace nada al respecto. No defiende su fruta, su trabajo, su esfuerzo y su inversión. Pretende que milagrosamente vengan los de afuera a defenderla... Y con la queja solamente no se llega a ninguna parte!!! Sin duda este es el punto mas importante a resolver si los pocos que aun estamos vivos a costa de seguir poniendo y poniendo, pretendemos que algo cambie. Ahora, si seguimos con la misma pasividad, entregando la fruta sin condiciones ni compromisos, y aceptando pasivamente las migajas que nos tira el comercializador a la espera de que algo cambie, ahi si que estamos fritos. Así ya se fundieron mas de la mitad de los productores y los cambios nunca llegaron... Porque el mercado no perdona ni tampoco le importa nada en la medida que siga recibiendo la fruta. Se toma para si todo el espacio que pueda... Y si es sin condiciones, ni compromisos, ni precio, ni nada que los comprometa mucho mejor aun... El unico que puede defenderse es el productor cambiando su conducta, nada mas!!!!
    Por eso creo que muchos de los que se fundieron, son en garn parte culpables de eso... Culpables de no haber defendido su fruta... De haber entregado la fruta sin precio, sin condiciones, a la buena de Dios y a ver que numero le tocaba al final de la temporada... Por eso se fundieron!! Por eso los cagaron y les chuparon la sangre!!
    La pregunta es que es lo que vamos a hacer los que aun estamos vivos... Porque si no cambiamos el sistema, pronto nos sumaremos a los que ya están muertos...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:27 a.m.

    Bueno, empecemos.

    Qué tal si nos reunimos para intercambiar ideas, solo entre productores que probadamente tengan intenciones de un cambio y la voluntad de despegarse de la "comercialización" que tanto se critica con el fin de organizarnos para exportar directamente?

    Si se lograra, seríamos competitivos obviando los sobrecostos que implica exportar indirectamente a través de las "comercializadoras" locales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo12:11 p.m.

      cric cric cric...

      Eliminar
  5. Anónimo11:29 a.m.

    Qué tal un foro en Yahoo?

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:36 a.m.

    Algunos estudios vinculan los arándanos con la reducción del riesgo a sufrir Alzhéimer

    Entre los muchos cambios que conlleva envejecer, la pérdida de memoria es uno de los más temidos, pero si se toman medidas con la antelación suficiente, está lejos de ser inevitable. Algunos estudios muestran que simplemente cambiando nuestra dieta podemos prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer, y consumir más arándanos es un modo delicioso de hacerlo.

    "La ciencia que apoya la conexión entre los arándanos y la mejora de la salud cerebral es realmente sólida", afirma el neurólogo geriátrico y especialista en demencia el doctor Marwan Sabbagh, director del Instituto de Investigación para la Salud Banner-Sun, en Arizona, una de las instituciones de investigación del mal de Alzheimer más prominentes del mundo.

    Como ejemplo de algunas de las investigaciones sobre los arándanos que se están llevando a cabo, unos científicos del centro de investigación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, situado en la Universidad Tufts, llevan más de una década estudiando los efectos beneficiosos de los arándanos sobre las funciones cerebrales en modelos animales. En un estudio reciente, los investigadores han descubierto que la pérdida de memoria de objetos que se da normalmente con el paso de los años, no solo puede prevenirse, sino que, de hecho, puede revertirse en ratas de edad avanzada mediante la inclusión de los arándanos en la dieta. Es más, la mejora persistía al menos un mes después de que los animales hubieran vuelto a una dieta estándar.

    En un estudio con nueve sujetos humanos, Robert Krikorian y su equipo en la Universidad de Cincinnati descubrieron que los adultos de edad avanzada que consumían zumo de arándanos sacaron mayor puntuación en los tests de memoria que aquellos que recibían un placebo. Este estudio conforma una base para la investigación del consumo de arándanos en humanos como procedimiento preventivo del envejecimiento cognitivo. Estos investigadores están llevando a cabo actualmente un estudio con sujetos de edad avanzada que ya muestran algunos signos de deficiencia cognitiva.

    "Lo que debemos comprender es que el alzhéimer empieza unos 25 años antes de que empecemos a notar que estamos olvidando cosas. De modo que, para prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad, debemos realizar estos cambios en la dieta antes de que los síntomas sean visibles", aconseja el doctor Sabbagh.

    Con este fin, el doctor Sabbagh acaba de escribir con el chef Beau MacMillan un libro de cocina para la prevención del alzhéimer titulado The Alzheimer's Prevention Cookbook en el que se muestran los alimentos que deberíamos incorporar a nuestra dieta para estimular la salud cerebral. Además de los arándanos, la lista incluye hierbas y especias como el clavo, la canela, la cúrcuma, el orégano, el romero y el tomillo; vegetales de hoja; tomates; cebollas y ajo; cereales integrales y legumbre; y pescado azul como el salmón, el atún, el mero y las sardinas. En el libro se incluye información sobre el vínculo científico entre la dieta y la prevención del alzhéimer, además de recetas deliciosas y estimulantes para el cerebro como batido de arándanos y banana con albahaca, muesli básico y ensalada de col rizada, arándanos y granada.

    El Consejo del Arándano de Columbia Británica también cuenta con más de cien recetas disponibles para los consumidores en su página web www.BCBlueberry.com (en inglés).

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:01 p.m.

    15 de mayo de 2013
    Por Alejandro Sanhueza, Ingeniero Agrónomo y Gerente de Producción de Driscoll’s Chile

    Parte 1

    Sin duda acabamos de terminar una de las temporadas más complejas que recuerde. Partimos el 22 de noviembre con una fuerte helada (helada negra) en el sur, la cual nos redujo por lo menos un 50% de la producción y lo que quedó fue muy difícil de exportar por problemas de condición. Luego continuamos con intensas lluvias desde la zona central a la zona sur. Durante el mes de diciembre, al menos 10 días de intensas lluvias en pleno peak de producción de nuestros arándanos en Chile. Finalmente, las ya habituales altas temperaturas en la zona sur durante el mes de enero.

    Bueno hasta aquí me he referido a situaciones climáticas, pero si sumamos la creciente falta de mano de obra en nuestros campos, el bajo tipo de cambio y el bajo valor para la fruta de descarte, ¿podríamos estar hablando de una “Tormenta Perfecta” para nuestra situación interna?

    Los problemas climáticos, la insuficiente mano de obra para cosechar en algunas zonas y el bajo valor para la fruta de descarte, confabularon en mi opinión, para que hoy se hable de una temporada con muchos problemas de calidad en destino. Sin duda, los altos porcentajes de rechazos de fruta que tuvimos en Chile no fueron suficientes para detener los problemas de calidad al arribo y esta situación afectó a toda la industria. Mucha fruta fue enviada con la convicción de que estaba con parámetros óptimos de condición pero no tuvo “las piernas” para llegar a destino.

    Lo que rescato de la temporada, es que en líneas generales el mercado absorbió bien los volúmenes y el precio fue bueno para la fruta que cumplió los estándares de calidad a la llegada. Y me refiero al mercado de USA, que es el mercado que sigue consumiendo más del 80% de nuestros arándanos. Esto último me deja con una sensación positiva después de experimentar tantos problemas, más bien internos.

    Pero hablemos del futuro, ¿qué hacemos para mejorar la calidad de nuestros arándanos y así obtener precios razonables, en un mercado cada vez más exigente? Si bien el clima no lo manejamos, tampoco el tipo de cambio y poco podemos hacer respecto la falta de mano de obra, sabiendo además que debemos dejar de hablar de una temporada “normal” en cuanto a clima, debemos aceptar que seguirá lloviendo, habiendo heladas y exceso de calor en cosecha, años más años menos, pero no podemos soñar con la temporada perfecta en este sentido. Creo que las líneas de acción podrían ir por varios frentes:

    1. Recambio varietal; debemos apuntar a variedades firmes de buen calibre, buen sabor y que viajen bien. USA, Europa y China están entre 15 y 35 días de nuestro país y debemos llegar con arándanos perfectos ya que el cliente no sabe de distancia ni de tiempos de tránsito.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:03 p.m.

    15 de mayo de 2013
    Por Alejandro Sanhueza, Ingeniero Agrónomo y Gerente de Producción de Driscoll’s Chile

    Parte 2

    2. Los exportadores debemos aunar fuerzas para intentar llegar en el menor tiempo posible a los mercados, bajar los tiempos de viaje y quizás los tiempos desde cosecha a embarque. Esto último pasa por los procesos internos que debemos sortear para inspeccionar la fruta antes de exportar.

    3. Los productores deben sincerar la cantidad de fruta que realmente pueden cosechar para exportación. Me refiero a que si por ejemplo un huerto necesita 200 personas para cosechar el 100% de la fruta y sólo lo está haciendo con 100 personas no van a cosechar una buena calidad y el resultado final será peor que haber cosechado el 50% de su huerto para exportación.

    Creo que debemos definir al comienzo de la temporada cuántas hectáreas y/o variedades, cosecharemos en forma eficiente y con el foco puesto en la calidad para exportar, el resto debería destinarse directamente al mercado de IQF.

    4. La cosecha directa a pocillo, creo que representa un enorme desafío y pienso que puede ser una clara solución a los problemas de condición.

    Debemos romper paradigmas en cuanto a este tipo de cosecha, ya que si bien puede ser más lenta y por lo tanto se puede acrecentar el problema de mano de obra, no es más cara que la cosecha a granel con posterior packing y finalmente termina siendo más rentable para el productor debido a que los rechazos en Chile y en destino tienden a cero. Y eso sí que es importante para la obtención de un buen precio y el negocio global.

    5. La transparencia por parte de las exportadoras es muy importante y me refiero en específico a informar a los productores los problemas de calidad en destino. Históricamente han existido rechazos en destino. En los últimos años estos han aumentado porque los mercados están más exigentes y por problemas climáticos. Este es un negocio fundado en la confianza, si se mezclan los rechazos en un mismo pool de ventas, el productor nunca podrá saber cómo llega su fruta y por lo tanto no podrá mejorar o cambiar (variedad, manejo, etc.) si es que necesita hacerlo.

    6. Asesoría técnica, un negocio ya maduro con altos volúmenes y precios de venta que se van ajustando, nos demanda mayor prolijidad en lo técnico; fertilización, poda y riego son claves para aumentar nuestra calidad y nuestros rendimientos. Por otro lado contar con análisis de suelo y foliares todos los años nos permitirán hacer los ajuste necesarios para lograr el éxito en nuestro negocio, un llamado a nuestros agrónomos y asesores técnicos a estar a la vanguardia en lo que es la Agronomía propiamente tal.

    Finalmente creo que esta temporada debe marcar el inicio de una nueva era en nuestro negocio, que debemos seguir construyendo y mejorando en conjunto, productores y exportadores. Debemos cuidar nuestro prestigio internacional como país exportador de fruta, son los arándanos de Chile los que salen al mundo y no los de una empresa en particular.

    Por otra parte la “competencia internacional” está activa. Países como México, con una variedad de climas que les permite cosechar en épocas muy similares a las nuestras (febrero a abril por ejemplo), además de los beneficios que le da la cercanía al principal mercado (USA), y Perú con inmejorables condiciones climáticas, buenos suelos y mano de obra que les permitirá posicionarse como un excelente abastecedor de arándanos en los meses de septiembre a noviembre.

    Es la CALIDAD y no el volumen los que nos permitirá seguir siendo líderes en este negocio, que afortunadamente crece y cada vez son más los consumidores de todo el mundo los que lo están prefiriendo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12:58 p.m.

    Cambio de autoridades en el Comité de la ABC

    Recientemente hubo un cambio de autoridades en el Comité ABC (Argentinean Blueberry Committee). A partir de este año, la entidad también cuenta con nuevos socios exportadores – Citromax, Expofresh y King Berry-, así como la incorporación de dos socios institucionales activos, APRATUC y APAMA.

    Para Carlos Stabile, presidente del Comité ABC la integración de los principales productores y exportadores del país junto a las principales asociaciones de productores es de suma importancia, “ya que conspira favorablemente a la consecución de nuestro principal objetivo, que es el de la consolidación de la industria nacional del arándano”.

    Stabile señaló que para lograr este objetivo era necesario trabajar en diferentes aspectos, como lo son la integración y agrupación de los principales referentes bajo un mismo paraguas (el ABC), la consolidación de la oferta argentina en los principales mercados actuales para el producto, y el trabajo constante y permanente, junto a otras instituciones del país, en la apertura de nuevos mercados.

    El representante también indicó que, para lograr el cometido, también se seguirá trabajando en la defensa de los intereses comunes del sector ante diversos aspectos y factores (económicos, impositivos, fitosanitarios, etc), así como en el compromiso interno sobre el posicionamiento de la calidad del arándano argentino, y en una estrategia de comunicación y suministro de información precisa y confiable a los mercados de destino.

    Consultado respecto a cuáles son los temas que más preocupan a la industria, Stabile dijo que en el plano local destacan el aumento de los costos de toda la cadena productiva y la pérdida de competitividad que eso trae consigo.

    “En un aspecto más global, el cambio climático, que ya demostró sus consecuencias bastante negativas en la última campaña chilena por ejemplo”.

    Ante el escenario actual, marcado por la crisis en la Unión Europea, la búsqueda de nuevos mercados y los cambios experimentados por los consumidores, Stabile, en conjunto con el resto de los socios, coinciden en que globalmente hay más factores para ilusionarse que para preocuparse.

    “Coincidimos en que los efectos de la crisis europea quedarían mitigados por los cambios en los hábitos de consumo del grueso de la población, o en que la apertura de nuevos mercados neutralizará una eventual recesión en nuestros mercados habituales”.

    “Con respecto al producto argentino en sí mismo y a su industria, creemos que deberemos sostener la posición de privilegio que tenemos frente al mundo, dados principalmente por lo temprana de su oferta y por la calidad de la misma”, sostuvo Stabile.

    ResponderEliminar

Participe y escriba aquí su comentario. Gracias