viernes, mayo 06, 2011

En Uruguay se replantean el negocio del arándano y se abandonaron 100 hectareas

                        
Resulta que Uruguay produce arándanos fabulosos?. La frase fue de George Bush, cuando visitó Uruguay en 2007 para ilustrar la realidad de un sector que por ese entonces se presentaba como uno de los más pujantes y prometedores dentro de la fruticultura nacional. Sin embargo, los efectos de la crisis internacional de 2008, el aumento de los volúmenes de producción que desembocó en una baja de precios, junto a la suba de costos y el descenso del dólar en años posteriores constituyen un desafío para el desarrollo de la actividad. Varios emprendimientos en el sur del país fueron abandonados y otros están en camino por la escasa rentabilidad. En otros casos la apuesta es a mantenerse y replantear el negocio pensando en que haya mejoras en el largo plazo.

Los números que eran de oro no existen, no porque se haya vendido algo falso. El contexto tal vez fue mal analizado y además las condiciones cambiaron en una situación extrema que nadie pensaba, afirmó a Ultimas Noticias el secretario de la Unión de Productores y Exportadores Frutihortícolas del Uruguay (Upefruy), Alberto Peverelli.

En la actualidad el área de cultivo se estabilizó en 800 hectáreas y se estima que alrededor de 100 se perdieron por los cambios que ha experimentado el mercado. La imagen de un negocio próspero empujó a que fuera un emprendimiento en común de muchas personas que pronto desembocó en el aumento de la oferta. Peverelli reconoció como un defecto del sector no haber controlado la superficie que se estaba plantando cuando se pensaba que el mercado podía responder a un aumento pronunciado de la producción.
Los volúmenes de exportación en 2010 alcanzaron las 2.100 toneladas, lo que representa un incremento cercano al 80% en comparación a las ventas de 2009 que se ubicaron en el entorno de las 1.200 toneladas. En la actualidad la tonelada de arándanos empacado y puesto en puerto o aeropuerto se ubica entre U$S 6.000 y U$S 6.500. Los precios están estables desde 2010 y recuperaron los niveles normales luego de la caída experimentada en 2008 con descensos de entre 25% y 30%.

A pesar del crecimiento en las ventas, el presidente de Upefruy, Horacio Ozer, explicó a Ultimas Noticias que aún se está lejos de conseguir la productividad media de las plantas y el sector se mantiene en fase de inversión. La mayoría de las empresas no han alcanzado su punto de equilibrio en cosecha. No es como otros cultivos extensivos que pasan de exportar un millón de toneladas a uno y medio y eso significa un ingreso sustancial para el sector, afirmó.
El incremento en los costos de producción, la baja productividad de la mano de obra, el tipo de cambio, los costos de energía, combustible y fletes internos son variables que significan una desventaja respecto a los competidores de la región y que obligan a los productores a replantearse el negocio y ajustar las escalas de las empresas. En este sentido, Ozer explicó que la mano de obra es el principal costo que tiene el cultivo y su productividad alcanza la mitad de lo que sucede en Chile o Argentina. En Uruguay un cosechador levanta unos 20 kilos por jornal y ese valor en Chile es cercano a los 40 kilos y entre 30 y 35 kilos en Argentina. ?Este es un negocio de volúmenes y no de precios.
Fuente Ultimas noticias

4 comentarios:

  1. Anónimo11:49 a.m.

    Algún emprendimiento en buenas condiciones que este disponible para la venta ?
    En Uruguay no en Argentina.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:51 a.m.

    Es impensable que puedan cerrar los numeros cuando el principal costo de este negocio esta atado a un valor de jornal FIJO sin importar la productividad que tenga el cosechero. Este esquema podia llegar a ser viable cuando los valores de la fruta eran otros. Hoy en dia es absolutamente inviable pagarle un jornal fijo a un cosechero que no tiene productividad. Con los valores actuales de la fruta, y en especial en el mes de Noviembre donde ya los valores estan por el piso y el productor esta analizando si continua cosechando o saca todo para industria, todos sabemos que un cosechero que levanta menos de 40 kilos esta en el limite, donde por debajo de los 30 kilos no llega siquiera a pagar todos los costos de cosecha y empaque!! Si no vamos a un sistema de jornal por productividad, donde el cosechero que labura y es bueno gane mucho -inlcuso mas que el jornal minimo-, pero el que no lo es reciba algo acorde a ese bajo rendimiento -lo cual puede ser menos que ese minimo- estamos fritos!! En este esquema, los buenos cosecheros que laburan estan sosteniendo a los malos que laburan a media maquina, y el productor se agarra la cabeza porque esta atado a pagar un minimo fijo para ese cosechero de bajo rendimeinto en donde la ecuacion de productividad/retorno no cierra. Este es el gran problema que tenemos; con jornales que ademas, medidos en dolares, son muchos mas altos que los de Chile y Uruguay!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:34 p.m.

    Todo muy lindo, pero al final del camino te chocas contra los muchachos del UATRE que no entienden nada y siguen pensando en sus propios intereses. Aca tiene que pasar lo que ya paso con la naranja y el durazno en lugares como San Pedro, donde ahora que los productores estan todos muertos y se levantaron miles de hectareas de estos cultivos, los muchachos del UATRE se acuerdan del problema y se preocupan por ver como reactivarlo. Tarde muchachos... Hay que preocuparse antes y no tirar mucho de la soga, porque cuando la soga se corta, en este tipo de proyectos de largo plazo, se corta para siempre!!! La logica indica que, inlcuso para sus propios intereses, deberian matarse por mantener a los productores vivos. Pero hasta para eso son ignorantes!!! Pareciera que la logica es hundirnos todos juntos!!! Adelante, sigan asi que van por buen camino!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:03 p.m.

    Hay que ir a la cosecha mecanica que ya hay herramientas que funcionan bien y que se vayan a freir churros!!

    ResponderEliminar

Participe y escriba aquí su comentario. Gracias